domingo, 28 de abril de 2013

CAPITULO 16 ~STAY STRONG~

Varios rayos de sol se cuelan por la ventana de mi habitación, me doy la vuelta intentando que no me de el sol, parece imposible el día que es hoy, no me lo creo. Hace nada andaba con mi madre de la mano para no caerme mientras mi padre nos grababa con esa cámara de vídeo tan antigua, o cuando creía que los Reyes Magos me daban un beso en la noche mágica, o también cuando comencé a montar en bici. Me vienen demasiados recuerdos a la cabeza, sí, hoy es mi día pero no me gustan las sorpresas, ni que me feliciten, así que casi nadie sabe que hoy es mi cumpleaños, mis 17. 

Doy otra vuelta en la cama y me levanto con un ojo abierto y otro cerrado, entro como puedo al baño y abro el grifo de la ducha. Supongo que Noelia se habrá ido a su instituto y mamá a trabajar, estoy sola. 
Termino de vestirme, algo básico y llaman al timbre debe ser Helen para ir al instituto. 

-Venga, ¿eres tonta o qué? No quiero otro retraso por tu culpa- me río ante lo que acaba de decir.

-Tranquila Helen, tengo que comer algo.

-Está bien, pero venga. - mientras como no deja de meterme prisa y casi me ahogo.

Salimos de mi casa y vamos camino al instituto pasa un coche, con la música a todo volumen, que temprano con esa música tan odiosa, pienso. Pitan y nos saludan los dos chicos que hay, me revuelvo al ver a el copiloto, John. No me deja en paz, parece perseguirme por todas partes, me le encuentro en todos lados.

[...]

Toca el timbre de la salida, menos mal creía que esto no iba a terminar nunca. Salgo. No encuentro a Helen por ningún lado. Me tapan los ojos. Huelo. Reconozco ese olor, esas manos fuertes pero dulces, esa respiración, es Justin. 

-Felicidades pequeña, eres una vieja ya.- dice gritando, quitando sus manos de mis ojos y dándome la vuelta para que le vea.

-Shhh, calla. Ya sabes que no me gusta que me feliciten.

-¿Ni siquiera yo?

-¿Qué te hace pensar que tú si? - rio.

-Eso, realmente me ha dolido - reimos los dos.

-Lo superarás, ¿que tal con Arianna?

-Bueno, ya sabes, hemos discutido.

-Como siempre, ¿no?

-No sé que hacer, ¿tú que harias?

-Justin, ya sabes lo que pienso. No te hace bien, si nos viese ahora mismo me mataría. - sonrío riendo para tranquilizarle.

-Eso es verdad- ríe- pero no te voy a dejar.

-¿Si te digo algo te enfadarás?

-Dispara

-Creo que tarde o temprano vas a tener que elegir entre ella o yo, por mí no es el problema si tienes novia pero no quiero perderte como amigo y si ella no quiere que esté cerca de tí yo no voy a ser un impedimento entre vosotros.

Justin se queda pensando lo que he dicho, no habla. Es hora de decirle las cosas claras. Es mi mejor amigo y le quiero, quiero que me bese, me abrace y me de sorpresas, me lleve a la playa o a montar en bici, que seamos pareja. Pero lo veo imposible, él está con Arianna.

Me acompaña a casa, no ha dicho palabra desde que le dijo eso, pero lo tiene que comprender, o ella o yo. Estoy harta de tener que esconderme cada vez que estoy con él. 


Llegamos a casa, abro la puerta...

-¡SORPRESA! - gritan todos.

No sé que decir, están todos. Mamá, Noelia, Helen, Pattie, Ryan, Jeremy, Jaxon, Jazzy y Justin detrás de mi. 

-¿Esto que es?- digo emocionada

-Pensamos que te debíamos una fiesta - dijo mamá

-Gracias, mamá - la abrazo.

-¡Vayamos a comer, chicos!

Es genial, son los mejores quizá no nos conozcamos de siempre pero somos como una gran familia, solo queremos vernos felices. Es una sensación extraña, los conozco al pie de la letra a todos, sé como hacerlos reir o como emocionarlos con un texto, sé cual es su punto débil y cual el fuerte, sé su comida preferida y su color, sé que los encantaría en su cumpleaños como regalo. Somos una familia sin lazos de sangre pero con lazos en el corazón. 

Estamos riendo con los videos que ha puesto mamá de cuando era pequeña, estoy roja como un tomate y no paro de reir. Todos me miran y eso realmente me averguenza. 

Llaman al timbre, cogiendo una patata frita me levanto del sofá, doy media vuelta para no caerme encima de Justin y camino hacia la puerta.

-Hola, ¿está Justin? 

-Sí, claro pasa- digo boquiabierta

-No, prefiero quedarme aquí.

-Como veas Arianna.

Llamo a Justin, quien se acerca rápidamente a la puerta y al ver a Arianna se le quita la sonrisa.

-¿Qué haces aquí? Te dije que no vienieras.

-¿No tengo derecho de ver a mi novio?

-Arianna, no hagas esto, no aquí y ahora.

-Justin, estoy harta de que estés con esta niñata, ¿te da pena no? ¿es eso? Porque no lo entiendo, es fea, se corta y no vale la pena.

Me quedo sin palabras al escuchar eso, todos miran hacia nosotros y voy a hablar pero Justin me interrumpe.

-Eres gilipollas, ¿quién te crees para venir a insultarla?

-Tu novia, no quiero que vuelvas a verla.

-Entonces no te volveré a ver a ti, Carol me aporta mucho más que tú. Así que lárgate de aquí y no cruces las miradas con ella porque te arrepentirás de haberlo echo.

Abro los ojos, no doy abasto con lo que estoy escuchando. Justin cierra la puerta bruscamente y sube las escaleras, sé donde va. Le sigo.

-Eh, tranquilo. Creo que has echo lo correcto.

-Esa chica puede conmigo.

-No, ahora estoy yo para relajarte - le miro a los ojos sonriendo.

Se acerca poco a poco a mi, me mira a los ojos, esos ojos color miel, se lame la boca, su boca, deseo juntarla con la mia.

-Gracias Carol - dice ponienso sus manos en mis mejillas, se lame la boca, otra vez. 


Sonrío. Me dan cosquillas por la espalda. Me pongo nerviosa, mi pelo se eriza. Lo nota y se ríe. Me acerca a él y me besa. Me besa lentamente, sin prisas. Baja sus manos a mi cintura, subo las mías a su cuello, le toco el pelo y se le revuelvo, nos reímos en el beso. Para, me mira y vuelve a besarme. El mundo se me viene encima y ahora mismo este día quedará grabado para siempre, catorce de marzo. 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Siento haber tardado tanto en subir pero no he tenido tiempo de nada, no tengo ordenador ni móvil ni nada. Lo siento de verdad. Espero subir más a menudo y que suban las lectoras ¿vale?. Gracias por prestarme algo de vuestro tiempo y leerme, sois increíbles. También espero que os guste el capitulo y me pidais siguiente en twitter @Biebs_Swag16. 
Os quiero lectoras.



sábado, 23 de febrero de 2013

~CAPITULO 15~ STAY STRONG.



· CAPITULO 15.

- Narrador.
El día comienza soleado. Los pájaritos pian en la ventana de la habitación de Justin. El sol entra divertido en la habitación dónde se encuentra hospitalizada Carol. El cielo es de un azul claro, y las nubes son blancas y parecen estar alegres.
Es hora punta en la ciudad. La hora de ir a trabajar, de llevar a los niños al cole. Es gracioso como ves a los adultos corriendo de un lado a otro como si la vida misma se le fuese en ello, los coches pitando en cada semaforo, y a los jóvenes cargados con su mochilas para ir al instituto. Unos van a paso tranquilo, y otros corren desesperadamente por que si no, no conseguirán llegar antes del sonido del timbre.
Entre estos jóvenes se encuentra Justin que va a un paso liguero de camino al hospital. Necesita verla a ella. Desde que Carol está en el hospital se ha dado cuenta de que la quiere, y que le importa mucho mas de lo que todos piensan. No saben que se ha tirado días llorando metido en su casa cuando ella estaba mal del todo. No saben nada. Nadie se imagina todo lo que el chico duro llega a sentir por la chica marginada por su aspecto físico. El cree estar enamorado, y la verdad es que cree bien. 

Por otro lado está Carol que se encuentra tumbada en aquella cama viendo la televisión, más bien haciendo zaping, no encuentra nada que la guste, aunque es normal, un lunes a las ocho y media de la mañana la programación no suele ser muy buena. Se encuentra en paz, tranquila, agusto y cómoda pero no le dura mucho. John acaba de entrar por la puerta de la habitación de la jóven y no parece tener muy buenas intenciones.

-Cada día estás mas guapa.
-John lárgate, no quiero saber nada de tí.

El joven se acerca más y más a ella y la fuerza a darle un beso. Está apretando sus muñecas y esto hace que Carol suelte un leve gemido de dolor. Quiere gritar pero no puede, le es imposible. Se siente sin fuerzas, débil y pequeña. 
John sigue forzandola a besarle.Quiere escapar de allí, y solo reza para que algún médico entre por esa puerta y la salve de aquella asquerosa situación.

-John, dejame por favor.
-No.
-John, lárgate.

Y el sonido de la puerta hace que John se altere pero no para. Es él, es Justin.

-¿Carol?
-Ayudame.

Justin avanza más y más rápido al llegar se encuentra a Carol medio desnuda, con marcas rojas en las manos de la presión de John, y con los ojos llenos de lágrimas. Está inmovilizada.

- Narra Justin.



Por fin he llegado al hospital. El camino desde mi casa es demasiado largo y estoy un poco aturdido, pero por ver su sonrísa hago cualquier cosa.

Subo las escaleras del principio y llego a recepción, pregunto si Carol está ya despierta y está solo me asiente. Me subo en el ascensor. Planta cuarta, habitación 401. 
El ruido del ascensor me avisa que ya he llegado, y camino hasta la habitación. La puerta está cerrada y paso sin avisar. Escucho cómo Carol le grita a alguien que se large.

-¿Carol?
Estoy inseguro.Quizás no esté bien o sólo esté soñando.
-Ayudame.
Y no me lo pienso más, camino lo más rápido que puedo hasta llegar dónde está su cama. Y allí está medio desnuda, llorando y con marcas rojas en sus muñecas de la fuerza que ha echo el hijo de puta de John para inmovilizarla.

El corazón me va a más de mil por hora y el primer reflejo que se me ocurre y agarrarle de los brazos y echarle para atrás haciendo que este caiga. El segundo acto es sentarme encima de él y aporrearle la cara cómo si la vida se me fuese en ello, cómo si no hubiese un mañana. Tengo ganas de matarle, de hacerle pagar todo lo que le ha echo y le está haciendo a Carol. Se merece lo peor.

-Ni se te ocurra volver a tocarla.
-Bieber, no me das miedo.
-Te voy a denunciar, John.
-Bieber, no hay quien te conozca.
-John. Yo sólo me di cuenta de que ser como era no merece la pena. Toma nota.

- Narrador.

Justin se levanta de encima de John dejando que se valla. Le susurra un 'no te quiero volver a ver por aquí' y John sólo asiente. 
Después de eso va al baño a limpiar la sangre que hay en sus nudillos debido al golpe que le ha dado a la pared. Un mal cálculo. 
Después sale de la habitación sin decir nada a Carol.

-Señor guardia.
-¿Si joven?
-Ese chico que acaba de salir, no le dejeís que vuelva a entrar.
-A sus ordenes, joven.

Y le regala una falsa sonrisa al guardia de seguridad encargado de la planta cuarta. 
Entra en la habitación y se sienta en la silla de invitado sin cruzar palabra con Carol. No sabe cómo rompe el hielo, solo se limita a pensar para él, y a mirar la tele.

Carol no sabe cómo agradecerle todo lo que ha echo por ella hoy. No sabe cómo decirle que ella le quiere, y mucho. Y no sabe cómo pedirle perdón por comportarse cómo una estúpida con el. Tiene escusa, es su barrera y siempre lo ha sido. Cómo todo el mundo la trataba mal, cuando alguien la protegia se volvía estúpida e idiota y al final terminaba perdiendole.

-Justin.
-Carol.
¡Bien! Ambos se hablan a la vez. Hace que ambos se dediquen una sonrisa. Esta es sincera.
-Tú primero, Carol.
-No sé cómo empezar.
-¿Por el principio?
Y Justin se gana un leve puñetazo en el brazo y una sonrisa por parte de ella.
-Listo.
-Lo sé.
-¿No deberías estar en clase?
-¿Me estas echando?
-No,no.
-Pensaba.

Y ahí se termina la relación. Un principio cercano y un final frío.
Subidas y bajadas, y asi siempre es su relación. Cómo una montaña rusa.

[...]

Son ya las doce de la mañana y Justin piensa que es hora de volver a clase. Aunque sea para hacer acto de presencia las dos últimas horas. Ha merecido la pena perderse cuatro horas de filosofia, lengua, inglés y matematicas.

-Me voy. Volveré después, o mejor te llamo.
-¿Ya te vas?
-Si, tengo que ir a clase. 
-Entiendo.
-Bueno, adiós.
-Chao.

Carol siente un impulso, siente que tiene que hacerlo ya. Justin recoge sus cosas y le dedica una sonrisa, y cuando justo está saliendo por la puerta, Carol le llama.

-¿Justin?
-¿Sí,Carol?
-Te quiero.

Y se sonríen. 

· Dos días después.

- Narra Carol.

¿Nunca habeís sentido la necesidad de besar a alguien aunque no sepas si el siente lo mismo?¿La necesidad de correr hacia los brazos de una persona en concreto y no separarte de ella nunca?¿La necesidad de decirle a una persona que la quieres día si y dia también?¿La necesidad de necesitarla?Yo sí. Y si algúna vez lo habeís sentido, enorabuena, estaís enamorados.

Con el paso del tiempo me fuí dando cuenta de dónde tenia que situar mi vida, y al lado de quien. Con el paso del tiempo fuí reconociendo que llevo enamorada de Justin desde el primer día que se cruzó en mi camino, ni Abraham, ni John ni nada más. Sólo Justin. Con el paso del tiempo, me dí cuenta de que mi madre es lo más importante de mi vida. Con el paso de estos días, o meses cómo quieras llamarlo en la habitación 401 me he dado cuenta de que hay que arriesgar.
Y arriesgando estoy. Ahora mismo me encuentro sentada en un banco del parque de la ciudad. Mirando como los niñps juegan a mamás y papás, los abuelos caminan juntos de las manos, y los jóvenes se regalan sonrisas y se roban besos.
Pero no estoy sola. Estoy con él. Está sentado a mi lado. Su sonrisa es amplia, y sinceramente no sé que va a salir de aquí solo quiero intentarlo.

-Justin.
-¿Si?
-Te quiero.
-Y yo, Carol.

El corazón se me para, y mi reflejo es besarle. Quiero el resto de mi vida con él, y estoy segura de que daré todo para que esta ''locura'' salga bien.

sábado, 19 de enero de 2013

CAPITULO 14 ~STAY STRONG~


  • Narra Carol
La mañana ha ido bien, ha venido él. Necesitaba escuchar su voz para tranquilizarme y saber que toda va a estar bien. Le noto raro, está hablando con las chicas y noto que sus ojos brillan un poco menos y eso es porque le pasa algo, tuvo que ocurrir alguna cosa para que se comporte así conmigo, lo siento no lo recuerdo. Cada vez que busco su mirada para encontrarme con ella ¡zas! la aparta, eso no me gusta. Necesito que me mire a los ojos, ver sus ojos color miel, sentirle cerca, cerrar los ojos y sentir su olor a bebé. Pero no puedo, lo evita, evita estar conmigo.

-Hola Carol, vayan desalojando esto la chica tiene que comer- dice la enfermera interrumpiendo en mis pensamientos.

-¿No se pueden quedar? Solo un poquito, por favor- la miro haciendo pucheros y ella asiente con una sonrisa en la cara y se va.

-Venga cariño, come algo que te vendrá bien- dice mamá.

-La verdad es que no me apetece comer mu - me interrumpen

-¡CAROL!- grita John desde la puerta.

Todos nos giramos a ver de quien se trata y veo que la cara de Justin y de mi madre cambian completamente. Hay algo que no me han contado. Sin embargo yo ni me alegro ni me pongo triste.

-¡John! ¿Qué haces aquí? - le digo con una sonrisa

-¿Qué pasa que no puedo ver a mi novia? - dice riéndose

-Claro qu - otra vez me interrumpen. Esta vez es mamá

-No, claro que no puedes verla.¿ Después de arruinarla la vida, hacerla anorexica y que se meta en las drogas te preocupas por ella? Has tenido que preocuparte cuando vomitaba cada noche llorando, cuando se tomaba esas pastillas que tú le dabas para el gimnasio, ahí es cuando te tenías que haber precocupado y no ahora. Ahora está bien, con su madre y sus amigos y tú no le haces falta para nada.

-Pe... pe.. pero mamá

-Nada de peros Carol, no quiero que te arruine la vida.

-Él no me ha arruinado la vida - dije gritando

-¿Cómo puedes decir eso Carol?- dijo mamá enfadada

-Como lo oyes mamá, quizás me diera pastillas pero fui yo la que quiso tomárselas él no me obligó a nada que yo no quisiera hacer.

-No doy crédito a lo que escucho, Carol- dice mamá. Justin y las chicas no se asombran, es como si ya lo supieran.

-Voy a estar con él te guste o no, me hace feliz - digo enfadada. Ahora si le ha cambiado la cara a Justin, no sé porque si no le importaba ¿no?

Mamá se queda callada, todos se quedan callados. ¿He dicho algo malo? Sí, es verdad que no le amo pero me siento bien con él, no puedo estar con Justin así que utilizo a John para olvidarme de él, aunque no consigue que sienta ese cosquilleo cuando me mira con esos ojos rasgados verdes, los ojos color miel de Justin le dan mil vueltas a los de John.

John tampoco me quiere a mí, solo me tiene para decir 'Mira, tengo novia y tú no', los dos estamos por interés y los dos lo sabemos, eso sí, nadie lo dice.

[...]

Me doy la vuelta en la cama mirando hacia la ventana, hoy hace uno de esos días en los que llueve y te apetece estar en casa viendo un película con tus padres, con tus mejores amigas o , los que tengan suerte, con su novio o novia, sacar tu manta preferida, hacer palomitas y no moverte de allí hasta que se pase la tormenta. Ojala yo estuviera en casa, pero estoy en el hospital todavía. Justin y las chicas se fueron algo decepcionados. Justin solo dijo adiós y las chicas me dieron un beso amargo en la mejilla, quizás los sentó mal que dijera eso.


  • Narra Justin
Acabo de llegar del hospital de ver a Carol, pero si lo sé no voy. No puedo creer lo que ha dicho, después de que John la lleve a una vida de mierda y se vea enchufada a mil cables para ponerse bien sigue con ese hijo de puta, no merece otro nombre.

Como siempre estoy yo, aquí, esperando a que se de cuenta de que ese cabrón no la merece y va a pagar por lo que ha echo, pero tiempo al tiempo.

viernes, 21 de diciembre de 2012

CAPITULO 13 ~STAY STRONG~


  • Narra Carol
Siento que me desvanezco, escucho voces, gritan mi nombre, quiero contestar pero realmente no puedo. Alguien está conmigo, no es Helen, ni Noelia, ni la chica esa que he conocido esta noche, pero sé que es alguien que me está ayudando.

Me siento como cuando te duermes y quieres abrir los ojos pero no puedes del sueño, o como cuando quieres hablar y no tienes fueerzas para ello. Está todo blanco, ahora si que sí, me estoy volviendo loca. Hablo conmigo misma. ¿Qué será de mi?.

 ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
6 DE ENERO DE 2013.

  • Narra Justin
Hace un mes o cosa así fue cuando pasó aquello con Carol, ella está en el hospital desde entonces, no ha despertado y los médicos dicen que es díficl que despierte ahora. Estas navidades no han sido muy buenas, los chicos vinieron a mi casa en Fin de Año pero después salimos poco rato, por no decir nada. Han sido una gran mierda.

La verdad que ahora me llevo muy bien con Helen, ella va a visitarla todos los días, yo no, he encontrado un trabajo por la tarde y tengo que ayudar en casa un poco. Voy cada vez que puedo.

Todo ha cambiado desde que ella está allí. Noelia, su mejor amiga se ha venido a vivir aquí, no sé porque, ni como, pero parece buena chica.

Hoy es el Día de Reyes, en España, pero Carol se lo contó a mi madre hace tiempo y decidió hacer algo con mis hermanos, ya que mi padre no estaría.

Doy varias vueltas en la cama, un pequeño rayo de sol se ha metido en mi habitación y no para de alumbrarme en la cara 'Será capullo'- pienso. Me levanto y escucho las risas de mis hermanos pequeños deben estar felices por algún regalo que ha dejado mi madre debajo del árbol o algo parecido.

Bajo en pijama por las escaleras, y allí están Jazzy, Jaxon y mamá. Con varios regalos. Jazzy con una muñeca de éstas a las que peinas y maquillas y Jaxon con un coche de bomberos que hace un ruido impresionante. Pero lo más importante está en sus caras, su sonrisa de felicidad.


-¡Buenos días! - digo desde las escaleras. Jazzy se acerca corriendo para enseñarme su muñexa y Jaxon le sigue.

-Buenos días Jus - dice mamá con una gran sonrisa.

-Hola hermanito, mira los reyes que nos dijo Carol se han pasado por aquí y nos han traido esto - dijo la pequeña.

-Que bonito, Jazzy.

Estoy un rato con ellos riendo y decido subirme a la ducha. Eso si que sienta bien joder, una ducha de estas que te quitan los pensamientos de todo y solo escuchas el sonido del agua caer por tu cuerpo. Salgo después de unos 15 minutos y me envuelvo en una toalla, sacudo mi cabeza y libero tensiones. Rio para mis adentros. Suena mi móvil. Lo cojo.

-¿Diga?

-Justin, soy Ana la madre de Carol.

-Sí, ¿ha pasado algo?

-Ven tú mismo y lo verás.

Cuelga el teléfono, no me da tiempo a decirle algo. Simplemente cuelga. Me visto corriendo. Unos vaqueros negros, supras rojas, camiseta blanca y cazadora vaquera. Salgo corriendo hacia abajo.

-Mamá, me ha llamado Ana, que vaya al hospital. Vuelvo ahora, adiós- dije deprisa

-Llámame- la escuché gritar llegando al coche.

  • Narra Carol
¿Cuánto tiempo ha pasado? ¿Qué ha pasado? ¿Dónde estoy? Esta no es mi habitación. Me duele todo el cuerpo. Noto como una voz reconocida está hablando con alguien que no conozco. Intento moverme pero mis intentos son inservibles, no puedo. Intento hablar, y eso sí lo consigo.

-Mamá... - musito

Mi madre se acerca rápidamente a mí y empieza a hacerme miles de preguntas. Llega mucha gente con batas blancas y tengo miles de cables por todos sitios.

-Tranquila cariño, todo está bien.

[...]

Ahora mi madre se ha salido al pasillo a hablar por télefono. ¿A quién llamará?. A los 10 minutos suena una voz, la reconozco, es él. Todo este tiempo he pensado en él. ¿Tendrá novia? ¿Será el mismo?.

-Hola Carol

-Hola- digo intentando incorporarme

-No, no te molestes. - dice Justin- ¿Cómo estás?

-Bueno, no me puedo quejar.

-¿Recuerdas algo?

-La verdad es que no. Recuerdo que salí de fiesta con John, con el que se podia decir que estoy saliendo, pero empezé a beber y nada más.

-¿Nada más? - dice preocupado

-No, lo siento- dudo- Justin

-Verás depués de- le interrumpen.

-¡CAROL! - dicen Noelia y Helen al unísono.

-¿Sois vosotras? ¿Qué haceis aqui? - dije sorprendida

-Vivimos aquí

-¿Las dos? Pero si Noelia...

-Calla, ya te explicaré. - dice Noelia.

Las abrazo, las necesitaba. Estar allí con las mejores personas que existen en esta vida. Mi madre, mis amigas y , por supuesto, Justin. Este año, va a estar muy bien.

  • Narra Justin
Se la ve feliz y eso me alegra. Llamo a mi madre para decirla lo que ha pasado, que Carol está bien. Me quedo allí con ellas hablando de todo un poco, realmente necesita volver a ver ese brillo en los ojos de Carol, espero que este año sea todo mucho mejor que este. Sin duda, que Carol despertara, ha sido mi mejor regalo de Reyes.

martes, 11 de diciembre de 2012

CAPITULO 12 ~STAY STRONG~





CAPÍTULO 12 ~STAY STRONG~

Y en efecto el coche que estaba delante de la puerta de mi casa pitando cómo un puto loco, era él, era John.
Salí de casa con esos tacones de unos doce centímetros pensando que era ahora o nunca, si me caigo haré el ridículo delante de él, y si me mantengo en pie quedaré cómo una jodida diva, que es lo que soy una jodida diva.
Ya he dejado la puerta del jardín atrás y esto dispuesta a montarme en el coche, y ahí está John con su maravillosa sonrisa perfecta y esos ojos verdes grandes que resaltan mucho más que ese maravilloso cuerpo que tiene.

-¿Estas lista no?-sonríe                                                                                                    
-Sí-digo mientras me acomodo en el coche                                              
-Estas preciosa-
-Gracias-

Y arranca el coche.
Llevamos unos diez minutos en el coche y aun no hemos llegado a Oasis, la discoteca dónde vamos esta noche.¿Que tal se dará la noche?No lo sé, solo sé que me pondré ciega hasta que mi cuerpo diga basta.Necesito olvidar todo lo que ha pasado en estos últimos días, la muerte de mi abuela, la discusión con mi madre, Justin.
Aunque no entiendo el por qué es lo que más me cuesta sacarme de la puta vida, a él, sus ojos miel y su sonrisa.

-Ya hemos llegado-
No respondo.No me veo con fuerzas.Hay demasiada gente aquí, tanto que creo que me estoy empezando a agobiar.
-¿Carol?-
Y empiezo a notar cómo mi cuerpo ha empezado a temblar
-¿Si?-digo volviendo en sí
-Tía me estabas asustando-carcajea-¿Bajas?-
-Sí-sonrió-te espero aquí-continuo.
-Vale-dice dejando un tierno beso en mis labios.

· Narra Justin.

Son las doce de la noche y los chicos han decidido que vallamos  a Oasis a dar una vuelta.¿Por qué no?Creo que es lo mejor, y así mi cabeza estará despejada y solo tendré que preocuparme de no pasarme más de la cuenta dándole al alcohol.

El coche de Ryan está delante de la puerta de mi casa, cojo las llaves y salgo.

-He man-
-¿Vamos?-digo animado
-Sí-asienten todos al unísono.

[...]

Después de diez minutos largos ya estamos en la puerta del Oasis esto está abarrotado de gente.Hay jóvenes empastillandose a cada lado de la puerta, otros borrachos tirándose por los lados, y está el grupo de los porros.
Allá, a lo lejos me encuentro a una chica demasiado conocida.Es preciosa,tiene un vestido color salmón, la verdad que me recuerda mucho a uno que tiene Carol, y unos tacones de unos doce centímetros que la hace verse especialmente guapa.

-Bajaros-dice Ryan
-Tranquilo man-carcajeo
-Esperarme aquí, tardo dos minutos-

Y arrancha el coche.Esta realmente desesperado por empezar a beber.

[...]

Ya ha llegado Ryan después de casi media hora, y eso que ha dicho que sólo iban a ser dos minutos, ya lo veo yo, sí.
Caminamos hasta la cola dónde hay un montón de gente luchando por haber quien entra primero.¿Que mas dará?Si vamos a entrar todos.Son imbéciles.Lo mejor de todo es que son crías de doce a quince años, que se pelean por colarse antes que los porteros empiezan a pedir DNI por el aforo.

¡Por fin! -pienso en alto- y un carcajeo se escucha a mi alrededor son los chicos.Ven mi agotamiento en los ojos, y empezamos con la primera copa.Ron con limón para empezar, y bien cargado hay demasiados problemas para olvidar.
Y según estoy dando un trago, esa chica aparece delante de mí con un pedo increíble, aunque más que un pedo parece la fumada más grande que he visto en mi vida, pero aun así se ve guapa.¿Cómo puedo saberlo?Si las dos veces que la he visto ha sido de espaldas.¡Eres estúpido!-vuelvo a pensar en alto-

Las horas están pasando rápidas, ya son las cinco de la mañana, y creo que es hora de ir al servicio a hacer pis, por qué mi vejiga ya no aguanta más desde las tres que llevo aquí aguantando me.
Camino hasta el baño y allí está esa chica con otra, y sin poder evitarlo escucho la conversación

-Venga Carol tía-dice la chica muy insistente.
¿Cómo?¿Perdona?¿Carol?
-No tía, paso de esas mierdas-
¡Bien!Esa es mi chica.Quizás no es la misma pero sigue igual de cabezota que siempre.
-Tía, que esto no es nada, anda-
-Venga trae-carcajea-pero solo para que te calles-
¿Cómo?Ahora sí creo que me da va a dar un infarto o algo parecido.¿Carol drogándose?No puede ser verdad lo que estoy escuchando, creo que voy demasiado borracho.
-Toma-

Y ahí me voy corriendo al baño.
Cuando salgo me encuentro a la chica que estaba con Carol pegando voces cómo una puta loca.¿Qué cojones estará pasando?Será el pastillón que se ha metido hace menos de diez minutos.

-Ayuda-me grita-
-¿Que pasa?-
-Es mi amiga-
¿Su amiga?No puede ser Carol, no puede ser ella.
-Voy-

Y entro en el baño de las chicas y ahí me la encuentro.Tirada en el suelo, revolcada cómo una puta cerda, y con los ojos medio cerrados más muerta que viva.No tiene conocimiento, y me están empezando a fallar las piernas.¿Qué cojones hago?.

-¿Justin?-
-¿Carol?-digo aliviado al escuchar su voz-¿Cómo estas?-continuo
-Te quiero-

Y ahí cierra los ojos.¿Cómo?Contestame coño,reacciona.Dejame decirte que yo también.
Pero es imposible su conocimiento se ha perdido del todo.



sábado, 10 de noviembre de 2012

CAPITULO 11 ~STAY STRONG~



No queria verle, miré a mamá desconcertada y él se acercó a mi como si nada. Se iba acercando poco a poco. Mi ira corría por dentro después de todo lo que hizo vuelve aquí con una sonrisa. En realidad mi padre no era malo me trataba como una princesa pero dejarnos así por lo que yo hacía no le veo justo, necesitaba su apoyo y él no estaba para darmelo.

Miré a mi madre con ojos de sapo haciéndola saber que no estaba agusto con él aqui.

-Carol- dijo mi padre
-Hola- dije seca- ¿Qué haces aquí?
-Has crecido mucho- hizo una pausa- Bueno.. ya sabes.. tu abuela..
-Sí, lo sé. Pero tú no deberías de estar aquí.
-Bueno Carol no te pongas así- interrumpió mi madre.

Pasé de él, no quería mirarle a la cara después de todo. Ellos dos se quedaron hablando algo que me parecía raro ya que mi madre le odia o le odiaba, no sé porque está con él ahora mismo hablando.
Tras unas horas llegamos a mi casa de España, bueno mejor dicho a la de mi abuela. Eran las 12 de la mañana y el entierro sería a las 5 de la tarde. Pensé que estaría deliz de estar aquí pero no, estaba triste, ida del mundo. Nadie podia sacar esa sonrisa que pocas veces mostraba.

*Sonó la puerta*

Fui a abrir y para mi sorpresa allí estaba ella, con una sonrisa forzada, con sus ojos marrones claritos y su pelo algo más largo desde que no la veo. Sí, es ella, es Noelia, mi mejor amiga desde los tres años. Sabía que ella no me iba a fallar, apesar de todos los problemas que ella tiene en casa con sus padres siempre tiene una sonrisa para mí y para todo el que la necesita.

 -Noelia.. - dije con una mezcla de felicidad y tristeza a la vez
-Carol, ¿estás mejor?
-Abrázame, solo abrázame.

Asintió con la cabeza

-Ya, estoy mucho mejor ahora- dije sonriendo forzadamente.
-Pequeña lo siento mucho ¿sabes?. Eres muy fuerte.
-Mejor dejar ese tema, solo quiero disfrutar un poco de tu compañia.

Agachó la cabeza como diciendo 'Lo siento'

-Vamos al salón quiero presentarte a alguien.

La agarré de la mano y la llevé al salón donde estaban Helen, mi madre, Pattie y por supuesto Justin.

-Sé que no es día de presentaciones per..- mi madre me cortó
-Adelante Carol, sé lo que significa para tí.
-Gracias mamá-seguí- Pues.. Esta es mi mejor amiga-dije mientras mi madre se acercaba a Noelia para abrazarla-Noelia. Noelia estos son Helen, la mejor de todas, Pattie amiga de mi madre y mamá de Justin y Justin.. un amigo.
Noelia me miró sabiendo que él era ese chico que me encantaba y que me volvía loca.
-Oh encantada- dijo Noelia acercándose a cada uno para dar dos besos. Ellos se quedaron un poco confusos pero enseguida lo entendieron todo.
-Encantada Noelia, espero que nos conozcamos mejor en otras circuntancias- dijo Helen.
-Encanta guapa- dijo Pattie.
-Encantado hermosa- dijo Justin. Eso me puso celosa, muy celosa, pero sabía que Noelia no iba a querer nada con Justin ella sabía lo que yo sentía.

Cada minuto que pasaba me daba cuenta de que quiero mucho a Noelia, ella nunca me fallaría. También cada minuto que pasa me doy cuenta de que ni a mamá ni ami se nos olvida la abuela, lo noto en su mirada y ella en la mía. Ya han pasado 3 horas desde que Noelia está aquí, ha comido con nosotros, realmente la necesitaba a mi lado.

Son las 4 de la tarde, decido pegarme una ducha rápida. Os preguntareis porque no estabamos en el tanatorio. Simplemente yo no podía verla encerrada en una habitación, igual que tampoco la puedo ver en una caja de la que nunca más va a salir.

Son las 4 y media y ya estamos en la iglesia. Están mis primos, mis tios, amigos cercanos, algunos compañeros de mi antigua clase, compañeros de trabajo de todos mis tios, mi hermano, sus amigos, Abraham. En realidad, hay mucha gente, no pensaba que tantas personas conocieran y quisieran a mi abuela, pero de lo que estoy segura es que nadie, a parte de mi abuelo, la ha querido como yo la quiero.

Llega el peor momento, ese en el que estás en el cementerio viendo como varios hombres cogen el ataúd de tu abuela para enterrarle y sabes que nunca jamás le vas a ver. Soy yo la que lleva una corona en la que pone: ‘Te echaremos de menos abuela’. Se la dejo allí y veo como van cayendo lágrimas de mis ojos que recorren toda mi cara hasta perderse en el suelo o en mi boca.


5 DÍAS DESPUÉS.


La verdad las cosas han cambiado bastante. De camino hacia aquí, a Canadá, mamá y yo discutimos y Pattie y Justin se metieron para hacerme pensar que lo que estaba diciendo era totalmente incoherente.

FLASHBACK

-Tú, tú eres la única culpable de que mi abuela esté muerta, tuvimos que quedarnos en España para cuidarla y no abandonarla por tu mierda de trabajo-dije con lágrimas en los ojos.
-Carol deja de decir tonterías – dijo mamá
-¿Es un tontería que se muera tu madre?
-Ya vale Carol- gritó Pattie- No puedes decirle eso a tu madre, ¡ES TU MADRE!

FIN DEL FLASHBACK

Discutí con Justin y desde ese día solo le veo en clases, él intenta hablar conmigo pero yo le ignoro ya no quiero saber nada más de nadie. Helen, por otra parte, se ha ido unas semanas a Londres con su familia a pasar una especie de vacaciones. Las cosas con mamá en casa van bastante mal, nos vemos cada vez menos y yo casi nunca voy a casa cuando ella está. Ahora por las tardes salgo a un pub que hay cerca de aquí, voy en autobús y empiezo a beber y a fumar cigarrillos, por ahora no me han ofrecido nada más.
 Conocí a un chico llamado John, ha querido tener relaciones conmigo pero yo no le he dejado, es un pervertido que solo quiere hacerlo con todas las que se le cruzan.

A penas como bien y cada vez que lo hago vomito. He vuelto a las andadas, me da asco mi cuerpo, aunque vaya al gimnasio con John sigo viéndome mal y eso que ya he perdido 9 kilos.

Narra Justin.

No dejo de pensar en ella, desde que se murió su abuela ha cambiado mucho. No asiste a clase la mayoría de los días, en casa nunca está, voy a verla pero o no hay nadie o simplemente está su madre destrozada por todo lo que pasó de vuelta a Canadá. Mi madre está muy preocupada, dicen que a Carol se la ve por barrios donde solo hay drogas y eso realmente nos aterra. No sabemos como consolar a su madre y realmente me da mucha pena, Carol es una gran chica y se está echando a perder.

Intenté hablar con ella pero me evita y me ignora, solo la veo los días que la da por ir clases. Estoy muy preocupado no sé si debo llamar a un par de personas para que la digan las cosas porque de mí ya pasa.

Narra Carol.

He quedado en ir con John al gimnasio dentro de media hora, hoy es sábado y esta noche saldremos de copas y quiero desahogarme antes allí por si alguna zorra se interpone en mi camino.

Llegamos al gimnasio, yo me voy a la parte donde están todas las chicas. Saludo a algunas y me pongo a hacer mis ejercicios.

-Vamos John- le grito desde la puerta mientras se despide de un colega.
-Carol esta noche ponte guapa que va a ver meneo en mi coche.
-¿Qué dices? Tú te has fumado ya algo ¿no?
-No cariño sigo siendo el mismo.
-Dejate de tonterías y llevame a casa que queda poco tiempo.
Me bajo del coche y me asomo por la ventanilla.
-Recógeme a las 11 y no te fumes nada que no quiero morir todavia eh!
-A sus órdenes jefa.

Me río y entro en casa. Estoy sola, genial. Pongo música a todo volumen por la casa y me pego una ducha. Salgo y pido una pizza de 4 quesos. Ceno y voy a arreglarme . Son las 10 y esto es lo más importante. Busco, busco, busco y rebusco un vestido color rosa casi salmón básico que me compré en España. Aquí está. Es de manga corta, y se corta justo por la cintura con un pequeño cinturón marrón. Saco mis medias de color carne y me las coloco. Busco mis tacones marrones de 12 cm, mis pulseras color dorado y la cartera marrón a conjunto. Entro al baño, me maquillo, base, ojos negros con una sombra dorada, colorete, rímel y gloss rosa. Mi pelo totalmente liso y abierto por el medio. Me echo un poco de mi colonia preferida y bajo cuando escucho un coche.

-Debe ser John- dije a la nada.

Bajé sin intentar caerme y salí. Comienza lo que es una gran  y larga noche.

sábado, 27 de octubre de 2012

CAPITULO 10 ~STAY STRONG~

La presento a mi abuela, y salimos de casa. Me voy sin saber lo que viene después y eso realmente me aterra.

Llegamos al parque donde están el grupito de las típicas pijas que llevan mil kilos de maquillaje y siguen siendo igual de patéticas y guarras, el grupo de los chulos dónde está Justin y luego nosotras Helen y yo, como ellos y ellas dicen las frikis. Frikis no, solo que paso de juntarme con gente que le importa más la ropa que su futuro.

No sé que tiene este parque pero siempre terminamos todos aquí, y cuando digo todos es todos. Nos sentamos en un banco casi en frente de los chulos, empezamos a hablar de  nuestras cosas y decido llamar a mi amiga Noelia por teléfono. Hoy es domingo y mañana ya hay clase, me va a matar pero sé que la gusta.

PIIIIIIIIIII, PIIIIIIIIIIII, no le coge, me empiezo a poner de los nervios, PIIIIIIIIII, PII, le coge.

-Hola, le llamo de la televisión acaba de ganar un concurso para irse a Canadá- digo con voz de hombre.
-¿Que especie de humano llama a las 7 de la mañana un domingo? He llegado tarde- dije casi durmiendose otra vez.
-Pero bueno, ¿esa es la clase de amiga que tengo, que la regalan un viaje y no viene a verme?
-¿Pequeña langosta? - dijo llamándome como nos solemos llamar ella y yo- No me lo puedo creer eres mala, sabes que me encanta dormir.
-Sí, ¡soy tu pequeña langosta! ¿Qué tal todo cielo?
-Me va a dar algo joder, te echo tanto de menos. ¿No vienes ya?
-Jo, peque yo a ti también. Ya sabes que mi madre es como es.
-Pero yo quiero verte, ¿puedo irme contigo?
-¿Bromeas? Esta es tu casa nena.
-Iré en cuanto tenga suficiente dinero.
-Cielo te cuelgo que mi madre me llama, te quiero mucho y disfruta.- cuelgo, no le doy tiempo a responder. Miro el móvil, 7 llamadas perdidas de mi madre, no me lo puedo creer. Espero a que me llame.

Ryan y Justin se acercan y en ese momento mamá llama. Me alejo del banco donde dejo sola a Helen con Ryan y Justin.

-Dime mamá, me tie..- me cortó
-Venta a casa ya- y colgó

Me asusté, me asusté demasiado. Me acerqué al banco, mis ojos querían llorar.

-Me voy- dije mirándo fijamente a Helen, ella sabia que pasaba algo- Mi madre me acaba de llamar preocupada y pasa algo - dije agitada y apunto de llorar.
-Seguro que no es nada tranquila- dijo Justin acariziándome el hombro y mirándome fijamente.
-No lo sé, pero yo me voy. Adiós- y eché a correr. Justin me agarró del brazo.
-Espera te acompaño
-No, de verdad tengo que ir sola
-Venga no seas tonta, te acompaño- dijo medio sonriendo para que a mi se me escapara una risa. Nos fuimos casi corriendo y dejamos a Helen y Ryan juntos.

Justin me agarró fuerte de la mano y caminamos rápido, muy rápido como si cuando llegaramos fuera el fin del mundo. Llegamos a casa. Me da miedo entrar. No me atrevo. Hay muchos coches fuera, la ambulancia también está.No lo quiero decir si pasa lo que estoy pensando.

La puerta está abierta, entro. Veo a mi madre llorando. Se avecina lo peor. Y de repente allí está, la están tapando, se la van a llevar. Me paralizo. Lloro, es mi abuela. Se ha muerto. Mi vida acaba de irse. Lloro, no me importa nada ni nadie en estos momentos, solo me importa ella. Y ya no está. No hablo, solo lloro. Ella era lo mejor que tenía, mi vida y mi felicidad. ¿Porqué ahora? ¿Porqué cuando viene a disfrutar se va? ¿Porqué? No lo entiendo.

Unos brazos se posan en mis hombros, me doy la vuelta, es Justin. Me abrazo a él, necesito un abrazo, de esos que sabes que esa persona va a estar ahí siempre. Después de unos minutos me separo de él. Le miro, me seca las lágrimas y tira de mi barbilla hacia arriba e insinuando con su boca un 'todo va a ir bien, tranquila'.

Voy hacia mamá, está destrozada. Nos abrazamos llorando las dos. Se nos ha ido la cosa más maravillosa en esta vida. Ahora sí, ahora sí estamos solas ante el mundo. Ella y yo. Solas.
Me explica todo. Mi abuela tenía cáncer y vino aquí para morir a nuestro lado, hacia mucho que no nos veía y queria vernos antes de morir. El entierro será mañana pero no sé si estoy preparada para viajar esta noche a España y ver a todo el mundo y luego desaparecer.


6 HORAS MÁS TARDE.

Acabamos de llegar a casa, es la 1 de la madrugada y ahora cogemos un avión,nos vamos a España.Me llevo a Helen conmigo, la necesito a mi lado. Pattie y Justin también vienen, dicen que es un momento duro y quieren estar a nuestro lado. Yo se lo agradezco los necesito de verdad. Justin, Pattie y Helen no están esperando en el coche para ir hacia el aeropuerto.

-Vamos Carol - dice mamá
-Ya voy mamá.
-Cielo, recuerda que ella siempre va a estar con nosotras, desde allí arriba nos va apoyar y ayudar en todo, y no olvides que ella te ama.

La abrazo y salimos. Justin nos ayuda con el 'equipaje'. Entramos en el coche y nos dirijimos al aeropuerto.......

Hemos llegado, estoy pisando tierra española. Esa sensación cuando un niño quiere un caramelo y no lo tiene, al cabo del rato se le dan y le da igual. Así me siento yo, deseaba venir a España pero ahora estoy aquí y no me siento bien, he venido para enterrar a mi abuela, no para disfrutar.

-Carol- dice Justin
-Dime
-Pase lo que pase voy a estar aquí ¿vale?
-Gracias Justin, es muy importante para mi eso.
-Sé fuerte, vales mucho.

Se me paró el corazón, Justin me estaba diciendo cosas que creía que esas palabras no existían en su vocabulario. Pero ahora se me paraba por otra razón. ¿Qué hacia él aquí? ¿Porqué estaba? Él no tiene nada que ver con mi abuela, no le quiero ver. Una sensación extraña al verle me removió el estómago. No queria verle, miré a mamá desconcertada y él se acercó a mi como si nada.




--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
HOOOOLA HOOOLA, BUENO ESTE CAPITULO ES ALGO DURO Y APARTIR DE ESTE CAPITULO CAROL VA A CAMBIAR MUCHO Y PORSUPUESTO JUSTIN VA A ESTAR AHI. ESPERO QUE OS GUSTEN LOS CAPITULOS. COMO SIEMPRE MIL GRACIAS POR LEER Y DEDICARME VUESTRO TIEMPO. SOIS LAS MEJORES. RECOMENDARME SI PODEIS PORQUE YO NO SÉ PERO ESTO NO AVANZA AUNQUE SEGUIRÉ CON LA NOVELAAAAAAA!
OSQUIEEEEEEEEERO LECTORAAAAAAAAAAAAAAAS!

sábado, 20 de octubre de 2012

CAPITULO 9 ~STAY STRONG~



 Nadie antes me habia escuchado cantar. Tengo que estar colorada, como un tomate con cuerpo. Odio esa sensación, encima es él. Nadie me ha escuchado cantar, nunca. Solo mi madre y pocas veces.

-Cantas muy bien- repite al ver que me he quedado paralizada. 

Sigo sin contestarle, se acerca a mí y se sienta cogiendo la guitarra.

-¿Puedo cogerla?
-Claro. ¿Sabes tocarla?
-Se podría decir que sí. ¿Esa canción es tuya?
-Podría decir que sí - digo imitándole. Mira mi cuaderno que está llenos de acordes y letras.
-Está bien. Es un dueto ¿no?
-Si, pero como no tengo con quien cantarla pues canto yo sola.
-Cantemos entonces los dos.
-¿QUÉ? - me quedo extrañada y con los ojos como platos.
-Si, venga. ¿O tienes verguenza?
-¿Verguenza? - No que va- pienso
-Pues cantemos, venga si lo haces muy bien- dice acercándose peligrosamente a mi.
-No, Justin, no.
-Cantemos los dos.- pego un grito
-AAAAAAAAAAAH! Cosquillas no por favor.
-Pues cantemos.
-Hoy no, pero te prometo que otro día cantamos.
-Prometido, no me hagas que te lo suplique, baby - dice pícaro.

Estuvimos toda la tarde juntos como buenos amigos, hablamos, reímos, fue una gran tarde que nunca olvidaré. Salimos de la playa y me acompañó hasta casa, ya era tarde.

-Adiós Justin, ya nos vemos.
-Adiós guapa, me debes algo así que- dijo dándome un beso en la mejilla. Le miré y me entré en casa.

3 DÍAS DESPUÉS

Ayer regresaron mi hermano y Abraham a España, me da mucha pena que se hayan ido, pero hoy viene mi abuela y se quedará aquí para siempre.

-Venga Carol, llegamos tarde – grita mamá desde la escalera.
-Me visto y bajo, no tardo.

Pienso en lo que me voy a poner, ahora nos vamos al aeropuerto a recoger a mi abuela y mi madre ya tiene prisa. Decido ponerme esto: http://www.polyvore.com/cgi/set?id=61369792&.locale=es Cojo la cámara y bajo corriendo. Cojo un zumo y salgo de casa, mamá ya está esperándome en el coche. El viaje es largo asi que me pondré a escuchar música. Después de una media hora larga llegamos.

-Por fín- digo saliendo del coche.

Vamos entrando y no tardan ni 10 minutos para anunciar que el vuelo acaba de llegar. Me pongo nerviosa, miro para todos lados. Y ahí está, echa una señora, con su pelo negro pero algo canoso, con su faldita negra y su jersey gris. Corro hacia ella, y ese perfume, su perfume, ese que huele también. Os preguntareis porque todo esto, veréis mi abuelo murió y ella se quedó sola sus nietos era lo único que la quedaba y como yo soy la más loca de todos mis primos siempre la hacía sonreír, yo sin ella no sería nada.

-¡ABUELA! – digo dándola un abrazo
-Cariño, que grande estás – dice devolviéndome el abrazo
-Bueno, bueno deja algo para los demás- dice mi madre

Salimos del aeropuerto entre risas e historias que ella va contando poco a poco, nos cuenta que tal los primos, los tíos, mis amigas, Noelia la quiere mucho y seguro que la echa de menos.

El viaje se hace más corto con mi abuela contando historias que hacen que me ria. Llegamos a casa, sacamos las maletas y la ayudo a acomodarse. Tanto hablar y ya es la hora de comer, comemos y subo a mi cuarto, tengo un mensaje de Whatsapp de Helen.

~Cielo, ¿Quieres que vayamos a dar una vuelta?
~Vale, dime hora y lugar.
~A las 6 estoy en tu casa ¿vale?
~Perfecto, aquí te espero.
~Vale, voy a dormir. Te quiero.
~Adiós, te quiero.

Solo son las 16:35, y hasta las 6 no he quedado. Decido escribir, me encanta escribir, me hace sentir bien y me desahogo conmigo misma, sé que no soy muy buena pero pongo todo mi empeño en ello. Se me pasan las horas escribiendo, por tanto ya son las 17:47, como no me de prisa Helen me mata.
No me cambio de ropa, decido quedarme lo que llevo, me maquillo, me hago una coleta alta, cojo el móvil, dinero y bajo.

DING-DONG

-Joder que puntualidad – digo a Helen mientras abro la puerta.
-Como siempre, Carol.

La presento a mi abuela, y salimos de casa. Me voy sin saber lo que viene después y eso realmente me aterra. 




 ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
HOLAAA HOLAAAA PEQUEÑAS, BUENO OS EXPLICO LA NOVELA VA A CAMBIAR, ES DECIR ESTOS CAPITULOS NO VA A VER MUCHO JUSTIN Y CAROL PERO LOS PROXIMOS SI, VOY A IR LENTO PORQUE ASI SE SIENTEN MÁS LAS COSAS. BIENVENIDAS SEAIS LAS NUEVAS LECTORAS Y PEDIRME SIGUIENTE EN @Biebs_Swag16 Y CUALQUIER DUDA O PREGUNTA TAMBIÉN AHI. 
MUUUUUUUUUUUUUUUCHAS GRACIAS POR LEER Y DEDICARME UN POQUITO DE VUESTRO TIEMPO. AAH Y RECOMENDARME SI PODEIS. GRAAAAAAAAAAACIAS OS QUIEEEEERO MUUUUUUUUUUUUUUCHO.